Pasar al contenido principal
¡Aviso importante!

La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para un crecimiento y desarrollo sanos de los lactantes. La buena nutrición de la madre ayuda a mantener un aporte adecuado y leche materna de calidad. La introducción innecesaria de la fórmula infantil, parcial o completa, o de otros alimentos y bebidas complementarios pueden tener un impacto negativo en la lactancia materna, el cual puede ser irreversible. Consulte a su doctor y considere las implicaciones sociales y económicas antes de decidir utilizar sustitutos de la leche materna o si tiene dificultades para amamantar. Siga las instrucciones de utilización, preparación y almacenamiento de los sustitutos de la leche materna o de otros alimentos y bebidas complementarios cuidadosamente ya que el uso innecesario o inapropiado puede ser un riesgo para la salud.

re

Tu embarazo - Primer trimestre

A los 3 meses, tu bebé tiene alrededor de 3 pulgadas de largo y pesa unos 20 gramos.

Podrás distinguir muy fácilmente su cuerpo y su cabeza, mientras que sus ojos, oídos, nariz y extremidades ya están formadas. En esta etapa comenzará a mover sus músculos, curvar los dedos del pie, apretar los puños y hacer movimientos de succión con la boca.

Su sistema nervioso ahora está completamente desarrollado. Así que cuando acaricias tu barriguita, tu bebé realmente puede sentir todo tu cariño, aunque tú no te des cuenta.

Presta atención a tu salud y nutrición:
Duerme al menos ocho horas al día, deja de fumar, cambia tus hábitos alimenticios y arma un menú con lo que puedes y no puedes comer. En caso de embarazo múltiple, las reacciones iniciales del embarazo aparecen de cinco a siete días de la semana, incluida la pérdida de apetito, luego podrás comer comidas pequeñas con frecuencia. No olvides lavarte las manos antes de las comidas a fin de evitar problemas gastrointestinales y reducir cualquier necesidad de consumir fármacos.

Verifica la seguridad de tu entorno:
Presta atención al entorno en tu trabajo o en tu casa para detectar riesgos potenciales tales como si hay demasiadas cosas que puedan provocar tropezones, la bañera familiar, pisos lisos, o  alfombras en las que es fácil resbalarse, a fin de garantizar tu seguridad.

Hacer ejercicio:
Conforme se va ganando peso con el embarazo, realizar cambios en los ejercicios puede reducir o aliviar la fatiga de las piernas, y puede reducir esa sensación de pesadez en la cintura. Lo más importante es ejercitar las articulaciones y los músculos, así como practicar la relajación muscular en la espalda baja y la pelvis para que estés preparada para un parto sin problemas.

Usamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra página web. Visita nuestra Política de Privacidad para aprender más o para gestionar tus preferencias personales en nuestra Herramienta de Consentimiento de Cookies (Cookie Consent Tool). Al usar nuestra página web, estás de acuerdo con nuestro uso de cookies.