Pasar al contenido principal
Popó líquida en bebés ¿Es normal?

Popó líquida en bebés ¿Es normal?

Todos sabemos lo incómoda que puede ser la diarrea. Aunque esta condición puede no ser un gran problema en los adultos, puede ser especialmente alarmante en un bebé. Aun así, la diarrea es una parte normal de la vida de un bebé, ya que prácticamente todos los bebés sufren de ella por lo menos una vez. Si bien una ocasión de diarrea no debería de ser preocupante, una diarrea recurrente no es normal y debe tratarse adecuadamente.

La diarrea en los bebés se caracteriza por heces sueltas o líquidas que ocurren de 3 a 12 veces al día.1 Esta diarrea puede ser causada por varios factores, incluyendo la dentición, debido a un aumento de la saliva que llega al intestino, hasta una posible infección por un virus estomacal.2

Es muy importante monitorear esta condición de cerca porque puede ocasionar deshidratación, lo que puede ser un problema muy grave para un bebé. Al entender las causas y las señales de la diarrea y cómo cuidar a tu bebé cuando sufre de ella, podrás asegurar la salud y el bienestar de tu hijo. Vamos a explorar este tema más a fondo.

¿Qué es la diarrea líquida en bebés?

La diarrea en los bebés se caracteriza por movimientos intestinales frecuentes, sueltos y, a menudo, líquidos. Puede ser causada por varios factores, como infecciones, alergias o intolerancias a ciertos alimentos, cambios dietéticos y la dentición. 

Los síntomas comunes pueden incluir: 

  • Heces líquidas frecuentes
  • Cambios en el color o el olor de las heces
  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • Vómito
  • Signos de deshidratación como boca seca, llanto sin lágrimas, menos pañales mojados, ojos o mejillas hundidos, y un punto blando hundido en la cabeza del bebé.

Diarrea líquida en bebés alimentados con leche materna

Diagnosticar la diarrea en un bebé alimentado con leche materna puede ser difícil, ya que sus heces normales son bastante líquidas. Además, los bebés amamantados suelen hacer popó más de seis veces al día. Si tienen menos de dos meses de edad, incluso es normal que hagan popó después de cada comida. Sin embargo, es posible que tu bebé esté sufriendo de diarrea si el número de veces que hace popó en un día sube repentinamente. 

También es posible que tu bebé tenga diarrea si encuentras moco o sangre en su popó. Un olor anormalmente fuerte también puede ser una señal de diarrea. Los bebés con diarrea frecuentemente tienen dificultad para comer, fiebre y poca energía, así que estos síntomas también te pueden ayudar a identificar si tu bebé está sufriendo de diarrea. 

Diarrea líquida en bebés alimentados con fórmula

Los bebés alimentados con fórmula pueden evacuar de una a ocho veces por día durante la primera semana. Con el tiempo, esto comienza a disminuir a una a cuatro veces por día. Esto puede durar hasta los dos meses de edad. Es posible que tu bebé esté sufriendo de diarrea si repentinamente comienza a hacer popó más frecuentemente o si sus heces se vuelven más sueltas. Si esto dura tres o más evacuaciones, entonces es posible que el bebé tenga diarrea. 

Otras maneras de identificar la diarrea en tu bebé son la falta de apetito, poca energía y la fiebre.

Diarrea líquida en bebés: cómo manejarla en casa

Las formas más comunes de lidiar con la diarrea líquida en bebés son las siguientes:

  • Si estás amamantando, continúa haciéndolo, ya que ayudará a tu pequeño a recuperarse de su diarrea.
  • Si la lactancia no es una opción o tu bebé está tomando fórmula, mantén la cantidad habitual de alimentación a menos que tu pediatra aconseje un cambio.
  • Por lo general, los médicos no recomiendan medicamentos para la diarrea en niños. Sin embargo, tu doctor podría recetar un antibiótico para una infección bacteriana o un medicamento antiparasitario para una infección parasitaria. Siempre consulta a tu pediatra antes de darle medicamentos a tu hijo.
  • Tu doctor puede sugerir una solución de rehidratación oral para tu bebé.

La diarrea indica que tu bebé está perdiendo una gran cantidad de líquidos, lo que podría deshidratar a tu bebé. Si observas los siguientes síntomas, consulta a tu pediatra de inmediato. 

Signos de que tu bebé está deshidratado

Signos de que tu bebé está deshidratado:3

  • La disminución de la orina (sin orina en más de 8 horas) es de los primeros signos de la deshidratación, al igual que un color amarillo oscuro. Si la orina es de color paja claro, tu hijo no está deshidratado.
  • Ojos secos y pocas o ninguna lágrima al llorar.
  • Letargo.
  • Mayor irritabilidad.
  • Boca y lengua secas.
  • Piel seca.
  • Ojos hundidos.
  • Fontanela deprimida o hundida (el punto blando en la parte superior de la cabeza).

La flora intestinal de tu bebé madura conforme va creciendo, lo que podría ocasionar irregularidades en sus movimientos gastrointestinales. Esto se debe a que la microbiota, una comunidad compleja de microorganismos en el tracto digestivo, juega un papel crucial en la digestión y la absorción de nutrientes. La composición de esta microbiota cambia dependiendo de la dieta, así que cambiará conforme tu bebé incorpora nuevos alimentos en su dieta. Esto puede ocasionar un cambio en la frecuencia y consistencia de sus heces. 

Sin embargo, es importante monitorear de cerca la popó de los bebés menores de tres meses de edad. Si la diarrea viene acompañada de fiebre, llanto y falta de orina durante más de tres horas, entonces debes consultar a tu pediatra. Recuerda que el sistema inmunitario de tu bebé aún está en desarrollo y puede no estar completamente equipado para combatir las infecciones que podrían estar causando estos síntomas. 

Si tu bebé presenta alguno de estos síntomas, es importante llamar a tu pediatra y buscar una opinión profesional. Un diagnóstico y tratamiento a tiempo oportuno puede prevenir complicaciones en la salud de tu bebé y asegurar su bienestar. 

¿Sorprendida por descubrir popó verde en tu bebé? Esto es todo lo que debes saber

¿Sorprendida por descubrir popó verde en tu bebé? Esto es todo lo que debes saber

La popó verde en bebés es probablemente el color de popó por el que las mamás más preguntan. Los pediatras suelen recibir muchas llamadas telefónicas de mamás preocupadas por la popó verde de su bebé. Sin embargo, la popó verde no suele ser un problema para la salud de tu bebé.