Pasar al contenido principal
f

Las madres embarazadas no deben consumir refrescos de cola

La mayoría de las madres saben que beber alcohol durante el embarazo es malo para el desarrollo fetal, por lo que en situaciones sociales, tienden a sustituirlo por refrescos de cola. Sin embargo, las madres en los primeros 90 días de embarazo deben evitar tomar refrescos de cola, ya que la mayoría de ellas contienen sustancias tales como cafeína y clonidina, las cuales son estimulantes fuertes de los que se ha demostrado que causan deformidades en experimentos animales.

Consumir una gran cantidad de estas bebidas incrementa tu ingesta de cafeína y clonidina, lo cual estimula el sistema nervioso central, resultando en irritabilidad, respiración y corazón agitado, insomnio y otras reacciones negativas. Ya que la cafeína en el cuerpo de la madre puede atravesar la placenta, el desarrollo de los huesos de tu pequeño y otros órganos principales también pueden verse afectados causando bajo peso al nacer.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos recomienda que las mujeres embarazadas limiten su ingesta de cafeína a un máximo de 300 mg/día. Por lo tanto, si es posible, las mujeres embarazadas deben evitar beber café fuerte. Además, ciertas bebidas de cola contienen sustancias de fósforo, colorantes y saborizantes que afectan el crecimiento y la calcifcación de los huesos. En pocas palabras, las mujeres embarazadas deben evitar estas bebidas y tomar agua a temperatura ambiente o agua mineral en su lugar, como su fuente principal de hidratación.

c

¡Dates geniales acerca del aeróbic acuático que las mujeres embarazadas deben saber!

Según datos de una Asociación de Ejercicios Acuáticos, la resistencia al agua es cerca de 12 - 15 veces más que la resistencia en tierra firme. El ejercicio en tierra firme es más estresante para las mujeres embarazadas debido a la gravedad, y también se es más propensa a sufrir lesiones en las articulaciones. En vez de ejercitarte en tierra firme, los aeróbicos acuáticos te dan una intensidad de ejercicio similar a las mancuernas u otras herramientas del ejercicio, gracias a la resistencia del agua. Ésta mejora la fuerza muscular de diversas partes del cuerpo sin presionar tus articulaciones. Además, cuando tu pecho está bajo el agua, la capacidad del corazón puede incrementar en un 27 - 30% en comparación con tierra firme. La contracción del corazón se vuelve más fuerte, incrementando la capacidad pulmonar y el nivel de oxígeno en la sangre. Los expertos creen que es bueno este tipo de ejercicio durante el embarazo porque ayuda a activar el desarrollo celular cerebral del feto, y al mismo tiempo previene lesiones en las madres embarazadas.