Consejos útiles de alimentación durante el embarazo

Guía para el embarazo

Consejos útiles de alimentación durante el embarazo

Una dieta nutritiva y equilibrada durante el embarazo te beneficia a ti y a tu bebé. No sólo ayuda a que tu bebé se desarrolle bien en tu útero, sino que también puede aliviar las molestias del embarazo como vómitos, acidez estomacal, mareos y náuseas.

Échale un vistazo a tus necesidades nutricionales, etapa por etapa:

Primer trimestre (concepción - 12 semanas)
Durante el primer trimestre, tu bebé se está desarrollando rápidamente, desde un puñado de células (embrión) hasta ir cobrando una apariencia humana con ojos, orejas, dedos de las manos y dedos de los pies, órganos vitales y genitales. Es posible que experimentes una serie de malestares del embarazo conforme el cuerpo se adapta a esa oleada repentina de hormonas y cambios, tales como vómitos, frecuentes ganas de orinar, acidez estomacal, antojos de comida y aversiones a algunos alimentos, náuseas, mareos y fatiga.

Para combatir los malestares tempranos del embarazo, come comidas ligeras, frecuentes y ricas en fibra seis veces al día. Las frutas y los refrigerios saludables con un ligero sabor ácido (sabores cítricos) pueden ayudar a disminuir las náuseas. Evita los edulcorantes artificiales, así como las comidas picantes y grasosas. También es hora de que dejes de fumar y beber alcohol, además de reducir drásticamente las bebidas con cafeína. Si tienes molestias graves, busca atención médica de inmediato.

Segundo trimestre (semanas 13-28)
Entre las 13 y las 28 semanas, tu bebé habrá desarrollado órganos, músculos y sistema nervioso plenamente funcionales. Una vez que llegas al segundo trimestre, ciertas molestias como las náuseas y la fatiga deberían reducirse, mientras que tu pancita cada día se vuelve más prominente.

Consume alimentos ricos en proteínas como nueces, semillas, carne roja magra, aves como el pollo o pavo, pescado, leche pasteurizada y productos lácteos. Además, incluye en tu dieta grasas y aceites saludables como ácidos grasos mono y poliinsaturados (Omega-3 y Omega-6), que se pueden encontrar en ciertos aceites vegetales ( aceite de oliva), nueces, semillas, pescados y mariscos.

Tercer trimestre (semanas 29-40)
Los órganos de tu bebé ya deberían estar completos y completamente funcionales, y mientras que él está creciendo más cada semana, su peso estará poniendo presión sobre tus órganos, causando que sientas una falta de aire y ganas frecuentes de orinar, así como un aumento de apetito.

A medida que aumentan las necesidades nutricionales de tu bebé, necesitarás de muchas proteínas, ácido fólico, calcio, hierro y vitaminas para tener una nutrición completa. Un impulso adecuado en tu nutrición y la proporción adecuada de carne y verduras puede prevenir el sobrepeso materno o un aumento excesivo en el tamaño del bebé que cause un parto anormal, lento o difícil.

Ten en cuenta que las necesidades nutricionales de cada mamá y bebé pueden ser diferentes, por lo que es importante que te realices exámenes prenatales periódicos para asegurarte de que tú y tu bebé están desarrollándose de manera segura y saludable.

Warning